servicios-doctor-pagan-01

Cirugía para la obesidad


¿Qué es la obesidad?
Es una enfermedad crónica tratable caracterizada por un exceso de tejido adiposo en el cuerpo, que al acompañarse de enfermedades se denomina obesidad mórbida y causa una disminución de la esperanza de vida de los pacientes.

La obesidad se clasifica en dos tipos: central o androide y periférica o ginecoide. La obesidad central localiza la grasa en el tronco y predispone a sufrir complicaciones metabólicas (especialmente la diabetes tipo 2 y las dislipemias). La obesidad periférica acumula el depósito de grasa de cintura para abajo y produce problemas de sobrecarga en las articulaciones.


Obesidad mórbida
Hablamos de obesidad mórbida cuando existe un peso de más de 50 kilos por encima del peso ideal de la persona o cuando existe un IMC superior a 40 kg/m2.

Como enfermedad crónica, requiere tratamiento. Cuando los tratamientos y dietas no consiguen la pérdida de peso adecuada esta indicada la cirugía. Habitualmente se asocia a enfermedades como la diabetes, la hipertensión, la apnea de sueño, complicaciones cardiovasculares (especialmente la cardiopatía isquémica), e incluso se relaciona con algunos tipos de cáncer.

El síndrome metabólico
Las alteraciones metabólicas son más frecuentes en la obesidad androide adiposidad. Para ser diagnosticado del síndrome metabólico deben existir por lo menos tres de los siguientes componentes:
1- Glucosa plasmática en ayunas mayor o igual a 110 mg/dl o estar en tratamiento antidiabético.
2- Tensión arterial sistólica mayor o igual a 130 mmHg y/o diabólica mayor o igual a 85 mmHg o estar en tratamiento antihipertensivo.
3- Trigliceridos por encima de 150 mg/dl o recibir tratamiento antidislipémico.
4- Colesterol-HDL menor a 40 mg/dl (hombres) o menor a 50 mg/dl (mujeres).
5- Adiposidad central. Circunferencia abdominal mayor a 102 cm (hombres) y mayor 88 cm (mujeres).


Porqué operarse
La cirugía es el único tratamiento que consigue una pérdida de peso mantenida y significativa en pacientes con obesidad mórbida. La pérdida de peso conseguida mejora las enfermedades que se asocian a la obesidad y permite una mayor supervivencia de vida al reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares o cerebrovasculares, mejora la calidad de vida, y lmejora a autoestima, al cambiar la imagen corporal.

Ténicas bariátricas por laparoscopia
Realizamos cualquier técnica por laparoscopia. El indicar una u otra técnica depende de las características del paciente. Se recomienda al paciente una técnica concreta teniendo en cuenta el IMC, los hábitos alimenticios y las enfermedades asociadas que podrán mejorarse.


Ventajas de la laparoscopia

Sin abrir el abdomen
Es el abordaje de elección en el paciente obeso. Podemos realizar cualquier tipo de técnica bariátrica por laparoscopia.

Seguridad y corta duración
El abordaje laparoscópico consiste en evitar incisiones importantes. Se opera a través de unos tubos o trocares colocados a través de pequeñas heridas (de 5 mm o de 12 mm). Tenemos a nuestra disposición todo el instrumental necesario para su desarrollo, videolaparoscopios, selladores de vasos sanguíneos para asegurar la hemostasia, maquinas grapadoras y cortadoras para realizar las uniones de los intestinos. Estos materiales hacen las técnicas seguras y de corta duración.

Recuperación más rápida
Frente a la cirugía abierta, evita infecciones, hernias de la herida quirúrgica y recuperaciones prolongadas, estas mínimas heridas, permiten buenos resultados estéticos, hacen que el dolor haya desaparecido favoreciendo una recuperación más rápida, una movilización temprana y un inicio de la dieta precoz. Consiguen una reincorporación rápida a sus actividades habituales.