servicios-doctor-pagan-01

Cirugía esofagogástrica


Es el área de la cirugía que realiza la atención preferente a la patología del esófago y del estómago. Abarca las enfermedades benignas del esófago como el reflujo gastroesofágico, la hernia de hiato y la patología del diafragma, los trastornos motores como la acalasia del esófago o los divertículos. Junto con la atención a los tumores benignos y malignos del esófago o del estómago. Todas las intervenciones son por vía laparoscópica.

Achalasia esofágica
La acalasia es un trastorno de la motilidad esofágica de etiología desconocida, que se caracteriza por la falta de peristaltismo asociada a una presión de reposo normal o aumentada en el esfínter esofágico inferior (EEI). 


La cirugía indicada es la esofagomiotomía de Heller, permite esperar el alivio permanente de la disfagia en un elevado porcentaje de los pacientes. Comúnmente se agrega una funduplicatura parcial (tipo Dor o Toupet) a fin de prevenir el reflujo gastroesofágico posterior.

 

Reflujo Gastroesofágico y hernia de hiato
A la presencia de reflujo ácido del estómago al esófago se la denomina reflujo gastroesofágico.
La hernia de hiato mixta es la protusión de una porción del estómago hacia el tórax, a través del diafragma (la capa muscular, utilizada en la respiración, que separa el tórax del abdomen).


Cuando la terapia farmacológica no controla el reflujo o se requiere tratamiento médico mantenido puede ser necesaria cirugía. Sí aparecen síntomas de sangrado o dolor torácico, una hernia de hiato mixta debe operarse.

La cirugía laparoscópica del reflujo gastroesofágico y de la hernia de hiato garantiza la solución de estos problemas mediante la construcción quirúrgica de una válvula anatómica. El postoperatorio de esta cirugía provoca mínimo dolor y tiene una rápida recuperación con excelentes resultados estéticos.

 

Cáncer Gástrico
E
l manejo del cáncer gástrico, requiere un abordaje multidisciplinar con el objetivo de aumentar la efectividad de los tratamientos sin comprometer la seguridad del paciente.

La cirugía laparoscópica del cáncer gástrico permite una minuciosa exposición de las áreas a intervenir con postoperatorios más confortables cuando se comparan con la cirugía clásica. Se puede realizar la exposición de los vasos sanguíneos tributarios del estómago realizando una linfadenectomia extensa de los ganglios linfáticos dependientes del órgano, permitiendo definir mejor el pronóstico de la enfermedad.